Terror vivido

Ya me imagino el pánico que vivieron ciudadanos inocentes durante los actos violentos del pasado 15 de septiembre en el centro comercial Tikal Futura. Estos locales siempre han sido más seguros; pero algo falló y como otros dicen, se pensó en el operativo en un día de feriado por la poca afluencia de visitantes.

Sigue leyendo

Perversidad

El Presidente y el vicepresidente de la República no sólo no solucionan el problema; sino que critican a las entidades y personas que están haciendo algo para paliar la salud y el hambre de quienes están muriendo en Jocotán y Camotán.

Esta pareja, representa más la “perversidad nacional” antes que la “unidad nacional”. Portillo dice que le extraña el escándalo que se ha hecho por la hambruna que se sufre en aquella región, sabiendo que “el 80% de los guatemaltecos vive en la miseria”.

Si esto lo sabe Portillo, ¿por qué entonces su gobierno no se anticipó al problema? O, ¿es que estaban esperando muertos para justificar el aumento del IVA? Recuérdese que la otra vez se utilizó la foto de unas niñitas que picaban piedra para justificar el aumento de impuestos.

Acaso, ¿el gobierno va a utilizar ahora la foto de Juanita para decir que este gobierno hace lo que es justo?

Es probable que algún empresario, al estilo de Reyes López, haya salido a ayudar para hacer show, pero esto no es razón para que el vicepresidente generalice. En lugar de reconocer el problema, este señor asociado ahora a la malversación de fondos públicos, critica y dice que “mejor deberían pagar sus impuestos”. Impuestos, ¿para qué?, ¿para que sus partidarios tengan de dónde hacer negocios sucios?

A propósito de impuestos, sería bueno que los guatemaltecos empecemos a pensar en alternativas. Sería preferible invertir directamente lo que se paga en impuestos para paliar y resolver problemas como el que actualmente se vive en Chiquimula en lugar de invertir en el “engorde” de eferregistas que, si fueran otro tipo de cuadrúpedos, tal vez el dinero se recuperaría.

Asimismo, hay que exigir con más fuerza la renuncia de la trinidad del mal que está haciendo historia por profundizar más la exclusión social, la corrupción, la inseguridad y hasta está ahuyentando la inversión extranjera.

Bien que mal, los medios de comunicación han sacado a luz pública el problema de la hambruna y se anuncia ya, que esto no es exclusivo de Jocotán y Camotán.

Lo curioso es que, por lo general, no se menciona el origen chʼortiʼ de la mayoría de afectados y cuando algunos lo hacen, es casi siempre para atacar a los más débiles o para canalizar prejuicios. Cuando se trata de otro tipo de problemas, como el conflicto de tierras en Los Cimientos, El Quiché, sí se hizo énfasis en la etnia.

O sea que cuando se trata de subrayar lo negativo, no hay empacho en resaltarla. Por supuesto que esta observación no es para cuestionar el espíritu de solidaridad humana que no tiene etnia; pero es un punto que hay que señalar porque tiene que ver con la gravedad de la opresión y la exclusión.

Pero aparte de esto y mientras los niños continuaban muriendo de hambre, Reyes López y Portillo se distraían viendo un desfile de cadetes y dejaban para después la resolución de problemas urgentes, ¿dónde están las prioridades? Para estos perversos, era más importante ver “chafarotadas” que encarar sus obligaciones constitucionales. Kaqil ba qib oxij we maj inkulmam.