Chaj Xuk’ub

Conocí aquel cerro donde bajaba un chorrito de agua, y para arriba, una vereda que ahora ha de ser camino. En aquellos días, a principios de 1980 ¿a saber cómo le hacían nuestros guías q’eqchi’es? pero llegamos a aquel lugar ceremonial para su presentación, que en kaxlan se diría su “inauguración”. Sigue leyendo

¿Simonía maya?

Hace unos años, después de una conferencia sobre la transformación religiosa durante el conflicto armado interno, un antropólogo dijo en son de broma que quienes eventualmente terminarían “matando” la espiritualidad maya serían las generaciones jóvenes.

Esto lo dijo porque había visto cómo algunos sacerdotes jóvenes se auto nombraban “ancianos” y comercializaban con la espiritualidad maya. Por aparte, y en un ámbito distinto, un conocido dirigente maya también calificó estas acciones como simple “vara tráfico”.

Si bien es cierto que la situación económica del país está bastante mal, eso no justifica que otros se pongan a vender, cual acto de simonía, falsificaciones de la espiritualidad maya. Digo falsificación porque lo que éstos comerciantes hacen, dista mucho de lo que practican los ajq’’ijab mayas que se han ganado el puesto a pulso por sus méritos, constancia y responsabilidad probadas y por las cuales también se han ganado el respeto de sus respectivas comunidades.

En esta era global y neo liberal es comprensible que se quiera competir con Urbano Madel, con los que utilizan el horóscopo chino y otros, incluso con los ladinos y extranjeros que comercian con el calendario maya cual zodiaco por internet.

Tal vez está bien agenciarse de fondos vendiendo calendarios y agendas para luego utilizar ese dinero para beneficio personal, colectivo o de promoción cultural. Pero estoy en desacuerdo en hacer creer y querer creer que la cuenta maya de 260 días pueda funcionar como horóscopo cuando para eso también existe un zodiaco maya.

Lo peor, es que por esto muchos van a confundir que la espiritualidad maya es determinista al estilo cristiano donde Dios sabe quien va a ir al cielo y quien al infierno; que a través del conocimiento del día de nacimiento de una persona se pueda predecir “su destino”. Esto sí es una aberración. Yo no creo que Ajaw, Dios, Alá, Zeus, Júpiter y cuanto dios exista, sea tan inconsistente al haber creado la humanidad y luego negar el libre albedrío.

Estoy consiente, como platiqué con un ajq’’ij, que los mayas como ciertos ladinos que comercian la espiritualidad maya; encuentren una fuente de ingresos en la venta de calendarios y agendas como cualquier otro objeto, pero no en crear expectativas que eventualmente niegan las posibilidades derivadas del esfuerzo personal. El éxito laboral ni el sentimental dependen de un calendario; porque si no, nos iría mejor atenernos a la ciencia y a la biogenética para asegurar el futuro de los descendientes de este país.

CHUWACH IN man utz ta lo ri tajin kiban jujun qachalal che uk’ayixik kiwujil chirij ri cholq’’ij. Jun chi ba lo ri ubeyal ri qacholq’’ij. Weta’’m chi rumal nuchomanik e k’’o lo wa’ qachalal kape kiwoyowal pa nuwi’’. Kape ta puch, xa kinbij ri kinchomaj.