La otra alternativa

Parece que lo único seguro es volver a las cooperativas o a guardar el dinero debajo del colchón o en tinajas. Sigue leyendo

Anuncios