Por respeto


NB: Esta fue la última columna, publicada de manera póstuma en Prensa Libre el 16 de julio de 2011.


Agradezco el mensaje del abogado Luis Quiché, de Santa Lucía Utatlán, Sololá. “Mi estimadísimo, quiero felicitarte por la columna que escribiste para el día hoy, principalmente a nosotros que nos gusta la naturaleza y caminar por las montañas, debemos tener en cuenta al Saq’i k’oxol, que de alguna manera se prescribe su presencia, muy en especial cuando vas caminando solo sin hacer bulla, puesto que en todo lugar existe un guardián encomendado por el dueño.

Existe una pequeña diferencia con la versión del Popol Wuj con lo que se dice del mismo en el Memorial de Sololá, en este último, es cuestionado el Saq’i K’oxol por G’ag’awitz y Sactecauh, respecto al trabajo que desempeñaba, pero luego de explicar que él era el espíritu del volcán y que por alguna razón se encontraba desnudo o semidesnudo, lo vistieron y lo dejaron ir. Después oyeron hablar a los árboles y a los pájaros y demás animales, que se llamaban entre sí a silbidos allá arriba…, le pusieron de nombre al lugar Chi tabal. Gracias por este regalo. Saludos.” WAKAMIK KINSIK’IJ JUPAJ tzij chi upam ri POPOL WUJ: “Aq’aroq at job uq’ij…/ Ma ta bi il/ tz’ap/ yan/ k’ax./ Ma ta chok k’axtok’onel chi kij/ chi kiwach/ Me pajik/ me sokotajik/ me joxowik/ me k’atowik./ Me qajik rikim be/ rajsik be/ Ma ta ja bi pak’/ toxk’om chi kij/ chi kiwach. /Ke’aya’ taj pa raxa be/ pa raxa jok…/”

Dice en el Popol Wuj que cuando bajan Jun Junajpu y Wuqub Junajpu, esos caminos se identifican como rojo, negro, blanco y amarillo; pero cuando bajan sus hijos Junajpu e Xbalamke, los colores son identificados como negro, blanco, rojo y verde. Este detalle ha pasado inadvertido en varias traducciones. Cuando estos caminos son señalados la primera vez, se hace en el orden cósmico con que se nombra a los cuatro lados del Universo: rojo = oriente, negro = poniente, blanco = norte, y amarillo = sur. Otro significado con que se asocian estos colores es el origen de la vida, por el lado de donde sale el sol, la muerte, etcétera. Cualquier persona que ha asistido a una ceremonia maya se habrá dado cuenta de que este es el orden con que se organiza el ritual, y es el orden con que los ajq’ijab abren y cierran la ceremonia. La segunda vez que se nombran esos caminos, el orden cambia e incluso se sustituye el amarillo, que representa al sur, por el color verde.

Esto podría parecer un error de copia, que hay oposición de colores, negro versus blanco y rojo versus verde, e incluso que se sigue el movimiento de las manecillas de un reloj. Sin embargo, el significado es otro. La derrota y muerte de los padres de Junajpu e Xbalamke comenzó precisamente cuando aquellos siguieron el camino negro. Ahora, aun y cuando el camino negro es el primero en ser identificado, se termina con el camino verde, que representa el “centro” de ese orden cósmico.

En otras líneas del Popol Wuj se identifica a ese camino como raxal be, raxal jok, que en una primera traducción equivale a “caminos verdes, veredas verdes”, pero que significa: “camino de la vida, vereda de la vida”; ruta sobre la cual se invoca caminar y se pide para bienestar de las generaciones futuras. De esa cuenta, el orden con que se nombran los caminos en el segundo pasaje tiene una intencionalidad: no perecer, como efectivamente sucede. Junajpu e Ixbalamke no son derrotados, sino son los gemelos los que vencen a los señores de Xibalba. Que este “nuevo año” que comienza entonces, todos caminemos por “caminos verdes”, por “veredas verdes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s