Terror vivido


Ya me imagino el pánico que vivieron ciudadanos inocentes durante los actos violentos del pasado 15 de septiembre en el centro comercial Tikal Futura. Estos locales siempre han sido más seguros; pero algo falló y como otros dicen, se pensó en el operativo en un día de feriado por la poca afluencia de visitantes.

Ellos iban a distraerse un poco o andaban de compras para terminar aterrorizados en medio de un tiroteo. Las escenas que han presentado los medios de comunicación son tan elocuentes, que al día siguiente la afluencia de personas al centro comercial fue irregular porque fueron pocos los que llegaron a comprar. A los perseguidos no los capturaron porque, como dice un experto, el plan no estuvo bien planificado y ahora aparece como misterio la muerte de un pastor que como para no pensar mal de repente nada más quedó en medio del fuego cruzado.

El punto es hasta dónde se ha llegado, y por las mismas informaciones de prensa se demuestra que las autoridades son menos capaces de enfrentar actos de esta magnitud.

Hace más de un año era la matanza de pilotos de buses que ha continuado, luego las extorsiones, la cantidad de muertos que aparecen cada día solo en la capital y ahora esto. Sobre eso los patrioteros anaranjados y los del Líder, que más suena a marca de cigarros, entran en una pugna con acusaciones inútiles para discutir el proyecto de ley antimaras; y otros siguen dándole vueltas al tema de la Ley de Extinción de Dominio. Los otros que trabajan lícitamente no deben temer, porque no creo que las autoridades utilicen esa norma como un acto revanchista en contra de sus rivales políticos. Así que ante las circunstancias es mejor encomendarse a los dioses o al dios en que uno cree, porque cada vez se demuestra que la inteligencia para combatir la delincuencia nunca existió; aunque, por supuesto, hay que reconocer que tal vez las actuales autoridades no imaginaron la magnitud de este flagelo que está afectado a una gran cantidad de países, si no es que al mundo entero.

Aparte de estos actos violentos, de todos modos continúa el robo de vehículos y el irrespeto de pilotos solo porque van en vehículos grandes. Me cuenta una amiga que para el desfile de antorchas, el martes recién pasado, por el bulevar Liberación iban camiones con estudiantes y le pasaron rayando el carro y le quebraron un retrovisor.

Yo había escuchado que estas actividades se iban a suspender; pero a muchos estudiantes y maestros les gusta demostrar su civismo solo para esos días y luego se les olvida. Imagínese estimado lector si esa balacera hubiera ocurrido la noche anterior y a la hora en que pasaban los estudiantes. Pero volviendo a lo que trae en mención el incidente vehicular es que aquí la educación vial es pésima, se rebasa por la derecha, otros que conducen de manera lenta lo hacen por la izquierda, etcétera.

Por eso me dijo un profesor de Estados Unidos: “Manejar allá es aburrido porque se respetan las leyes de tránsito, en cambio aquí—agregó con ironía— es emocionante porque uno tiene que ver cómo vienen manejando los de los lados, los que vienen atrás e incluso pensar en lo que está pensando el que viene contra la vía”.

PA JUN CHOLAJ CHIK: felicitaciones a mi señor padre, quien mañana cumple sus 80 años —jumuch’ en k’iche’—. Él, a su edad, sigue dedicándose a la agricultura, anda en bicicleta; es decir, como que si nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s