Tomás García


El fin de semana recién pasado falleció en un accidente horrible el sacerdote Tomás García cuando regresaba de haber oficiado una misa.

Otro sacerdote comenta que el vehículo en que se transportaba no era apto para un cura que atendía comunidades rurales alejadas. Su muerte ha conmocionado a sus feligreses, que en una radio comunitaria de Quetzaltenango estuvieron pasando los cantos religiosos que él compuso y que en la misa de cuerpo presente que se ofició en Totonicapán la iglesia estaba repleta y que la despedida que se le hizo en Almolonga los que cargaron el féretro lloraron bastante su partida. Tomás también estuvo un tiempo en Cantel.

Tomás compuso cantos en k’iche’ acompañados de marimba y esto lo comenzó hacer mientras era sacerdote de San Andrés Xecul, donde lo conocí a finales de 1970. Me imagino que esto no era muy aceptado por la jerarquía católica de aquel tiempo. Es más, en una ocasión nos contó que en la iglesia también se practicaba el racismo y la discriminación. Eran los años en que hablaba de la universidad maya en referencia a varios estudiantes que llegaban a formarse como ajq’ijab con el difunto Eusebio Saquic. De aquellos estudiantes quedan pocos. Tuve la oportunidad de ser invitado alguna vez y recuerdo que antes de la ceremonia maya el maestro ajq’ij primero llevó sus candelas a la iglesia de Xecul para que Tomás las bendijera y esto me pareció una contradicción, pero en plena ceremonia maya me sorprendió ver a Tomás García como un participante más.

Cuando fue párroco de Cantel celebraba misas en el cerro K’aq, pero primero hacia una invocación maya y permitía que se quemara copal dentro de la iglesia. Un pastor evangélico me dijo: “Mis respetos para Tomás porque siendo de religiones diferentes no discriminaba”. Tanto fue así que ellos tenían una actividad religiosa, pero no conseguían sillas porque el lugar era muy grande, por lo que acudieron a Tomás, quien les prestó las bancas de la iglesia.

Un amigo sacerdote me comenta que en tiempos contemporáneos él ha de haber sido el primer sacerdote católico indígena de Guatemala, que Tomás fue “el primer cura que se plantó y dio la vuelta sobre sí mismo para encontrar en la espiritualidad de su pueblo la tierra donde sembrar la palabra de Dios”. También agrega este amigo que hace dos semanas el difunto participó en un Congreso Continental de Teología y que el mito que presentó en nombre de la delegación de Guatemala fue sobre el viaje a Xibalba.

Tomás ha de haber sido de los pocos, si no el único, que oficiaba misas y practicaba la espiritualidad maya. Del mensaje del amigo que me ha contado de la misa en Totonicapán antes del entierro hay unas palabras que deseo citar: “Tomás devolvió la palabra a un pueblo a quien se le negó dirigirse a Dios en su propia Palabra, él hizo posible que la palabra k’iche’ fuera también Palabra de Dios, él hizo posible que el pueblo cantara con su Palabra, con su ritmo, con sus instrumentos, con su canto… y el pueblo convirtió ese canto en un himno”.

CHATUXLAN BA WACHALAL! Man kasach ta chwe aretaq xkariq qib kuk’ nik’aj qawinaqil pa Xecul. Ri bixanik ruk’ q’ojom xatzibaj kanoq xe’inta nabe jela’ xinwetamaj k’ut chi man xaxotax taj, wakamik ketatabex pa taq mixa. Ri terene’l awe xatkiyoq’ej, kebisonik, e k’u jujun chik katqakajmaj. At k’o chi ba la pa upam kaj.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s