En esta Navidad


Según informes de prensa, entrar en la ciudad o circular por la capital estos días ha sido difícil, por la enorme cantidad de vehículos que saturan calles y avenidas. Se dice que hay crisis, pero pareciera que muchos tratan de comprar antes de que se acabe, y en este tiempo de solidaridad hasta el presidente Colom fue a inaugurar una destiladora que va a producir 90 millones de litros de licor al año. “¡Aleluya, hermanos!” Dirían los músicos que amenizaron la velada huelguista de la Usac este año, pero que no va a caer en gracia a los habitantes de Todos Santos Cuchumatán. En su solidaridad, Colom también dijo que cuando sale de viaje siempre anda cargado de botellas de ron para repartir.

Lástima que no es así de gamonal con nuestros impuestos para repartir un poco de seguridad, educación y bienestar a sus conciudadanos. Pues bien, para evitar ir a meterme a la molotera que significa ir a la capital y ahora que estoy viajando constantemente a Cantel, se ve que no hay manera de que avancen los trabajos de reparación y ampliación de la carretera Interamericana entre Tecpán y Los Encuentros; Nahualá y Alaska. Así que los capitalinos deben conformarse con nuestra solidaridad de andar por aquellos caminos que Colom no transita, porque él siempre anda elevado, y no se piense mal, me refiero que a transporta en helicóptero o aviones de sus financistas y, por supuesto, solo él puede decir si esos viajes son productivos o no, porque ¿quién mejor que él para andar de paseo con nuestros impuestos? A los demás, que nos lleve la tristeza.

A los habitantes del occidente del país que tienen que transitar por aquella ruta no les cae en gracia esos retrasos, y mejor le ven un lado amable que en el fondo puede tener algo de verdad. Así dicen que el viaducto en la plazuela Las Rosas, en la entrada de Quetzaltenango, cuyos trabajos fueron inaugurados por Óscar Berger, va a terminar siendo inaugurado por Otto Pérez Molina, porque con el presidente actual no hay esperanzas. Asimismo, que los trabajos en la carretera Interamericana, iniciados también en tiempos de Berger, van a ser inaugurados por Harold Caballeros. Tal es la percepción que casi se acepta con resignación que los próximos presidentes, serán un militar y después un pastor, y todo el montaje y desperdicio de fondos en Cohesión Social para lanzar a doña Sandra quedará como un mal recuerdo. Lo bueno es que ya pasó un año de este gobierno insulso, y eso es lo único que hay que agradecer, y para los que creen en bendiciones celestiales, recomendarles resignación para aguantar tres años más. Los siguientes podrán ser peores, porque ni con balas ni con biblias blindadas va a salir adelante este país. Estimados lectores: que la pasen bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s