Sepulcros blanqueados


Dicen que “sí’, luego que “no”. Juegan al son que les tocan.

El foro organizado por la Alianza Evangélica y el Consejo Apostólico donde asistieron siete de los presidenciables me parece otro acto de hipocresía por parte de la mayoría de los participantes.

No fue invitado Miguel Ángel Sandoval, que no se habría andado con rodeos, y por eso los que dicen practicar la doctrina de amor al prójimo y, en última instancia, si era tanto su temor, debieron cumplir con el precepto contenido en Lucas 6,27.

Para comenzar, así como la Iglesia Católica no tiene derecho de meterse en la cama y en la vida privada de los ciudadanos, los evangélicos tampoco. Ahora bien, si quieren un Estado teocrático, mejor que promuevan esa reforma constitucional.

Conforme a la Constitución vigente, que la mayoría de presidenciables dice defender: “Toda persona tiene derecho a hacer lo que la ley no prohíbe;” y si ya hay delitos tipificados, ¿para qué llegar a engañar a quienes se asumen estar sobre el bien y el mal?

Ca$h Luna y compañía limitada deberían saberlo, como supuestamente lo sabe el ex socio de Serrano Elías, Manuel Conde, mejor cuenta-chistes que presidenciable, que estuvo allí presente.

Lo interesante es que los promotores de ese foro están más angustiados por el aborto, que ya está penalizado; pero les importa un comino la pena de muerte y menos su abolición.

De plano, a estos hermanos en Cristo que dicen predicar la doctrina del Nuevo Testamento, les gustaría seguir practicando la ley del Talión, contenida en el libro de Éxodo, capítulo 21, y Levítico, capítulo 24.

Con respecto a los matrimonios homosexuales y adopciones que estas personas pudieran efectuar, la ley no lo prohibe. En consecuencia, el abogado Manuel Conde, por mínima decencia profesional, debió aclararlo, pero antes que “legalista”, reiteró su papel de hipócrita. Al final de aquel foro sólo faltó verlo a él salir agarradito de la mano con Ca$h Luna.

Si el movimiento gay y de lesbianas tuviera una fuerza declarada en el voto, aseguro que estos mismos candidatos llegarían a decir lo contrario. Igual como ha sucedido con la Cicig. Dicen que “sí’, luego que “no”. Juegan al son que les tocan.

A todo esto, el comerciante de la fe, Ca$h Luna y socios, se sintieron satisfechos que la mayoría de los presidenciables nombraron el nombre de Dios. ¡Sólo les faltó cobrar en $$ cada mención que hicieron! De los participantes, Rigoberta Menchú fue la más sensata al hablar del condón.

Suger es un mojigato, a pesar de que dirige una universidad que lleva el nombre de alguien que desafió a la Iglesia de su tiempo.

García-Gallont es un irresponsable al proponer llevar a los hijos a las iglesias, como si curas y pastores tuvieran la obligación de educar a quienes no pueden ser formados en el seno familiar.

Pero aparte de todo eso: Nullum poena sine lege.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s