Prioridad de gobierno


Hay que aceptar que como “comandante legal” y empresario, debe velar por los intereses de sus jefes y socios.

Se critica y se persigue, con todo fundamento jurídico, la triangulación de fondos que entidades de gobierno han efectuado a favor de ciertos candidatos; pero se dice poco cuando esa “triangulación” se disfraza como transferencias dentro del mismo gobierno.

El Congreso aprueba un presupuesto y el Ejecutivo traslada determinados fondos para fines totalmente ajenos al destino de aquel dinero.

A mediados del mes pasado se reveló la transferencia de Q165 millones del Ministerio de Gobernación para trabajos de infraestructura vial, y de Q191 millones del Ministerio de Educación para remodelación del Aeropuerto Internacional La Aurora. Esto podría interpretarse como que a aquellos ministerios les sobra el dinero, pero sabemos que en educación y seguridad, el país anda por la calle de la amargura.

El escándalo no termina ahí. Ahora resulta que el gestor de negocios de los militares, como mejor debería identificarse a Óscar Berger, promete aumentar el presupuesto castrense en Q100 millones para asuntos de seguridad interna. Así de simple y como si se tratara de dinero de su finca.

No hay dinero para salud o educación, pero para armas hay de sobra. Para justificar ese despilfarro, el ministro de Gobernación dice: “Se tiene que utilizar al Ejército porque Guatemala debería de tener 34 mil policias, y sólo tenemos 19 mil” (Prensa Libre 3/2/07).

Si esto es así, ¿Por qué, entonces, no haber utilizado aquellos Q165 millones para esos menesteres? ¿Acaso el traslado de esos millones que le sobraron a Gobernación en la partida de salarios era más importante utilizarlo en la compra de materiales de construcción, que en preparar y contratar más agentes policíacos? ¿Quién sabe? pero estos traslados de fondos de seguridad y educación a otros asuntos huele mal, y sobre eso, para cubrir una deficiencia en seguridad, se atora de dinero a otra entidad que debería estar desapareciendo.

Pero hay que reconocer que Berger, antes que representante de la unidad nacional, como retóricamente se le debería llamar, es comandante general del Ejército, y como tal, vela por los intereses de sus jefes (de hecho) antes que subalternos, como establece la Constitución, y como empresario, vela también por los beneficios de sus socios.

K’ULBAL K’U’X. Mi sentido pésame a los deudos del amigo, antes que escritor, Franz Galich, quien el pasado fin de semana abandonó para siempre y sin estar presente el Llano de Animas donde los que recuerdan a El ratero, saben por qué la iglesia de aquel lugar era bonita.

Franz falleció en Nicaragua y sus restos quedaron allá; sin embargo, pareciera que Franz esperó que terminara la fiesta de aquella aldea de Amatitlán, municipio con el que siempre se identificó, para irse a descansar. Chatuxlan ba Franz!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s