Posdata


Como no le funcionó un diccionario yucateco, ahora acude a una referencia q’anjobal.

Había pensado dejar hasta aquí el tema de Tekum Umam, pero ante una nota de Guillermo Paz Cárcamo se hace necesario otro artículo. Para comenzar, el desenmascarado autor de La Máscara de Tekum, publicado por la editorial Cholsamaj con el apoyo de la Fundación Soros, cree ofenderme al escribir “Tekum Colop“. Más bien, le agradezco el cumplido. Asimismo dice que soy un k’iche’ que defiendo a “ultranza el invento español de Tekum”. Aquí debo decir que mi identificación lingüística siempre la he mantenido. Respecto de eso del “invento español” solo le faltó agregar que la palabra Tekum que aparece en distintos documentos mayas, también fue invento de sus ancestros.

En su manera de manipular lo dicho por otros, Paz Cárcamo asegura que yo dije que es un descerebrado “quien cite a Bernal Díaz”. Escribí que el libro de Bernal, tampoco “conforma la verdad histórica. Solo un descerebrado creería eso”, e identifiqué un texto donde se analiza aquel libro. Al referirme a su asesor lingüista, licenciado Martín Chachach, escribí “desinformado”; no “ignorante” como él dice; pero Paz Cárcamo, que lo conoce mejor, ha de tener sus razones para asignarle ese adjetivo.

Como el propósito de su “investigación” es negar la existencia de Tekum Umam, recurre a un término contemporáneo para tratar de demostrar que el significado de la palabra mam usada hace cinco siglos en manuscritos k’iche’ no existe. En lo que él llama “ocho exhaustivos capítulos”, no pudo encontrar esa palabra ni su significado en los manuscritos indígenas ni en distintos diccionarios k’iche’ o en los de esa rama lingüística. Aquí debo acotar que al hablar de los significados de las dos palabras Tekum y Umam, cito documentos, no defiendo suposiciones. La desfachatez de Paz Cárcamo llega al punto que como no le funcionó un diccionario yucateco, ahora acude a una referencia q’anjobal.

Luego atribuye a Nora England y a Terrence Kaufman algo que ellos no han escrito. Afirma que si se toma en cuenta lo que ambos han dicho sobre que “el q’anjobal sea la madre de los idiomas, entraríamos en contradicción”. Asumo que se refiere a los idiomas mayas, que tampoco es cierto. Kaufman propuso que el protomaya se habló en el área de los Cuchumatanes antes de 2200 aC y que alrededor del año 1000 aC los que quedaron en esa región hablaban lo que en términos lingüísticos se conoce como q’anjobal mayor. Esto es muy distinto a decir “madre de los idiomas”. Nora England, en correo personal, me escribe que sobre ese punto: “no hemos dicho, ni él [Kaufman] ni yo, que los idiomas mayas se originan del q’anjob’al”.

Por último, la promoción que hace de su libro, creo haberla hecho mejor yo  través de estos artículos y me disculpo de los lectores, porque su adquisición equivale a ser estafado con plena conciencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s