Tekum Umam (5)


Esos curas habrían ido en contra de la corriente de su época y hasta habrían sido críticos de su fe.

Dado que el objetivo del autor de La Máscara de Tekum es negar, a cómo dé lugar, la existencia de Tekum Umam, la emprende también en contra del Título Coyoy. Entre otras cosas, afirma que en su redacción fue “determinante la participación de curas españoles”.

Si esto hubiera ocurrido, aquellos curas habrían sido grandes conocedores de la cultura maya, del calendario solar, de las danzas, etcétera. También habrían tenido acceso al manuscrito k’iche’ del Popol Wuj escrito por los tres Nim Chokoj por la información que aparece en ambos textos.

Aquí hay que recordar que Ximénez sólo tuvo acceso a ese documento siglo y medio después.

Esos curas hipotéticos habrían ayudado a redactarlo en k’iche’; pero lo extraordinario, es que habrían ido contra de la corriente de su época al tolerar prácticas antiguas, incluido ciertos sacrificios que se identifican en ese Título.

Esos curas hasta habrían sido críticos de su propia fe, ya que siguiendo la traducción en español empleada en el libro de Cárcamo, se dice: “Los extraños nos pusieron Dioses extraños de palo”.

Lo inverosímil de esto, es que ningún cronista, ni misionero posterior da cuenta de ellos como se hace, por ejemplo, con de Vico. Pero usando el mismo artificio de Cárcamo, cuando dice que si el nombre de Tekum Umam no está consignado en El Título de Yax, “es porque no constó históricamente. Si no consta, es porque no existió”. Lo mismo puede decirse de sus curas fantasmas. La diferencia es que a Tekum, sí se le nombra en otros documentos.

Para ajustar el tiempo de autoría del Título Coyoy a los propósitos de Cárcamo, se cita a Carmack donde dice: “El texto quiché fue escrito en una letra muy legible con un uso casi perfecto de los caracteres de Parra”. Luego a Jorge Luján Muñoz: “El uso tan perfecto de esos caracteres hace pensar que el documento puede (sic) ser un poco posterior a lo propuesto por Carmack”. Nótese que de “casi perfecto” se pasa a “tan perfecto”.

En seguida se dice que en el Título Coyoy aparece la palabra “chirimía”, para luego concluir: “Según dice el antropólogo Carlos García, la chirimía… se introdujo muy avanzado el período colonial; o sea, esto indica que el título K’oyoy (sic) fue redactado muy posteriormente a los años indicados por Carmack”. Nótese de nuevo que de “un poco posterior”, se pasa a “muy posteriormente”.

Lo que desarticula esto último, es nada más un asunto de traducción. En el texto k’iche’ del Título Coyoy se habla del instrumento su’, que en el Popol Wuj y otros textos se traduce como “flauta”.

La palabra chirimía, sí se encuentra en la Historia de los Xpantzay de Tecpán Guatemala como “cherimiyas”. Es decir, una traducción equivocada en el Título Coyoy no constituye fundamento histórico, al menos para un investigador serio.

(Continúa).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s