¡Ay! mis wachalales (••)


Ni al secretario de la Paz le hacen caso, menos a un Consejo cuya opinión no es vinculante.

No cabe duda que con muchos de los autodenominados “líderes” mayas no hay esperanza. Se dejan cooptar de la manera más ramplona.

Esto ya sucedió en el gobierno anterior y vuelve a ocurrir lo mismo. De ahí que la alarma de que en el continente está formándose una “revolución indígena” es asustar con el petate del muerto porque aquí, muchos de esos “líderes” están a la venta del mejor postor.

Viene esto a relación, porque el jueves anterior y con motivo de los 10 años de la firma del Acuerdo Indígena se instaló un Consejo Asesor Indígena de la Presidencia y Vicepresidencia del país.

Reitero lo publicado en este espacio el 26 de enero pasado, que ese Consejo no va a pasar de ser una entidad folclórica mediante la cual este gobierno se lava la cara ante la comunidad internacional.

Si, ni siquiera al secretario de la Paz le hacen caso, como me dijo una de las personas que ahora integran esta nueva organización, menos a un Consejo cuya opinión no es vinculante.

Pero dándoles el beneficio de la duda ya veremos si les hacen caso en un asunto tan sencillo como el que el Gobierno cumpla con el artículo 15, inciso 2 del Convenio 169. ¡Vamos a ver!

Por supuesto que Óscar Berger y Stein saben que este país, como tal, ha sido gobernado por criollos y ladinos y lo que hacen con la instalación de este Consejo es darle una aureola de inclusión pero en campos etéreos.

De esa cuenta, ese Consejo es la versión “académica” de las edecanes de la Presidencia. Por aparte, esos consejeros también tienen derecho a un trabajo remunerado; pero si su función va a ser honorífica sería peor, porque hasta de gratis se dejarían utilizar.

Esto me recuerda lo que gusta repetir un miembro del grupo postulador: “Qué tiene de malo ser útil”. Por lo visto, eso dejó de ser un chiste y se ha vuelto una forma de vida para muchos de estos “líderes”.

La cantaleta de abrir “espacios” para que los indígenas aprendan cómo se administra el Estado estaría muy bien si esto se realizara en espacios técnicos, administrativos, legales, etcétera.

Por ejemplo: ¿cuántos profesionales indígenas trabajan en direcciones generales de la administración pública? ¿Cuántos son operadores de justicia? Para ser político en este país no se necesita ensayar, aunque lo deseable sería estudiar ¿si no véase cuánto mediocre hay en el Congreso de la República? Ojalá yo esté equivocado sobre este Consejo y me retractaré si fuera necesario; pero ¡lo dudo!

KAQIL BA NA we qastzij kekajmaxik! Jas ri xinbij apanoq, utz ri’ weta qawinaqil kitijoj kib pa utoq’obal amaq’, man xaq ta jawjechi kiq’uch kina’oj k’ate k’ut man kekajmax taj.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s