Justicia a prueba


Además de la independencia de poderes, también está en juego la credibilidad del propio sistema jurídico.

Hoy 23 de marzo, se cumplen 23 años del golpe de Estado mediante el cual Ríos Montt llegó al poder. Ahora, por racista, se encuentra en el banquillo de los acusados uno de sus nietos que probablemente tiene la misma edad de aquel golpe.

El nieto ha declarado que cuenta con el apoyo del abuelo, y no podría ser de otra manera porque los genocidas, además, son implícitamente racistas. Junto al nieto también están procesados otros racistas.

El caso que se ventila en los tribunales en contra de quienes atacaron a Rigoberta Menchú en la CC, es una prueba crucial para el sistema legal guatemalteco, porque si se absuelve a los imputados, se estaría legalizando la discriminación.

No tendría sentido ya su tipificación como delito. Ante un panorama así, sería mejor que se declarara de una vez el apartheid como forma de “convivencia”. Y es que no hay otra salida. O se inicia una nueva época para el país o se legaliza la desigualdad social tantas veces negada.

El reportaje televisivo sobre los ataques en contra de Rigoberta Menchú es contundente y no puede alegarse que fue un montaje. Esto es sólo una muestra de lo que ocurre a diario en el país.

No hablo aquí de Rigoberta como Premio Nobel, ni como mujer; sino como indígena. Muchos ladinos reconocen la discriminación y el racismo como prácticas sociales y en este juicio, todos los testigos de cargo son ladinos y los peritajes lingüísticos, culturales y gestuales fueron emitidos por ladinos.

Así que no puede argumentarse siquiera, una afiliación étnica de estas personas con la demandante.

Los abogados defensores por su lado, están dando literalmente patadas de ahogado, si es que la justicia se va a aplicar medianamente. Pero esto mismo los retrata como marrulleros al tratar de suspender el debate y quien sabe si no también racistas o apologistas de la discriminación.

Por esto, después del veredicto final, sería interesante que un equipo de especialistas estudie los vídeos del juicio para ver si esos abogados no han incurrido también en delito con su menosprecio a la querellante y su justificación a los insultos proferidos por sus patrocinadores.

Aquí hay que recordar que además de lo que se dice, también cuenta la manera de cómo se dice.

Este es un juicio paradigmático. La pena principal, en todo caso, sería benévola porque sólo es sobre discriminación y no racismo. Aún así, ojalá se abra un nuevo capítulo para empezar a cambiar este país.

Sin embargo, también existe la sospecha de una negociación para beneficiar al nieto de Ríos Montt. Pero esto lo veremos en la sentencia. Así que los jueces tienen la palabra: además de la independencia de poderes, también está en juego la credibilidad del propio sistema jurídico. KAQIL BA NA!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s