Le llaman desarrollo


Las poblaciones indígenas han sobrevivido aún con el Estado o más bien, a pesar del Estado.

Continuando con el tema de la minería y el incumplimiento de la ley por parte del Gobierno, se debe agregar que los defensores de la explotación minera llaman a eso “desarrollo” y culpan a las poblaciones que se oponen, como responsables de su propia pobreza.

Otros señalamientos van de eco-histéricos a eco-terroristas; se invoca el estado de Derecho pero se pasa por alto la violación de la ley por parte del Gobierno.

Cuando se introdujo la caficultura en Guatemala, que trajo entre otras consecuencias, el robo de tierras comunales y el trabajo forzoso, si no gratuito a favor de los caficultores, también se le llamó “desarrollo”. En Cantel todavía se recuerda cómo a la gente se le llevaba amarrada para ir a trabajar a la Costa Sur.

Si ese cultivo hubiera traído desarrollo, no estaríamos como estamos. Ese “desarrollo”, claro está, fue para los allegados al Gobierno y más de un siglo después, sus beneficiados han sido incapaces de actualizarse y sólo esperan, como dice otro, que caiga una helada en Brasil para que la caficultura se recupere.

Es decir, si no es bajo la tutela del Estado o el mal de otros, los “desarrollados” de mi país no podrían crear su propio bienestar.

Volviendo a la minería, si las poblaciones indígenas se oponen, ha de ser por algo. Como sabemos, las regalías son ínfimas y a esto hay que agregar el daño ecológico.

Ahora bien, si a causa de esa negativa seguirán pobres, como podría argumentarse; pues que sean los pobladores quienes lo decidan. Al final, los pueblos indígenas han sobrevivido aún con el Estado o más bien a pesar de un Estado que es más una carga tributaria, que promotor del bienestar común.

Por supuesto, que a excepción de los que practican el voto de pobreza, no creo que alguien quiera hacer de ésta un fin de vida. De ahí que debe consultarse a los pueblos interesados y no defender la imposición que lleva a la confrontación.

Aparte de esto, cabe preguntarse: ¿qué están haciendo en términos legales las defensorías indígenas? ¿qué recursos van a interponer los promotores y beneficiarios de tantos diplomados en derechos indígenas?

O ¿es que esos derechos son etéreos y el Convenio 169 es norma inaplicable en Guatemala? Ante un asunto de tal magnitud, los donantes y organizaciones que apoyan defensorías legales y los diplomados en derechos indígenas, harían bien en cuestionarse sobre el producto de sus financiamientos.

PA JUN CHOLAJ CHIK. Que bueno que ya comenzaron las clases, así tal vez descansemos un poco de los patojos que joden con sus carros “disfrazados de moto”. Aunque seguramente muchos padres de familia, ni se han dado por enterados del peligro que representan esos “juguetes de la muerte”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s