Ejército y Congreso


Si el Ejército es un ente dictatorial, el Congreso supuestamente representa lo contrario.

A estas alturas ya no se sabe qué institución del Estado es más corrupta, pero las que llevan la delantera por el momento son el Ejército y el Congreso de la República. La primera, con los descubrimientos que se hacen cada día relacionados a lo que ellos llaman “secreto de Estado” y que incluye la compra de máquinas tortilleras y mosquiteros.

Con estos “mortíferos” aparatos de guerra probablemente el Ejército pensaba combatir una invasión extranjera. Por lo que se ve, cada vez son menos los militares honrados y estos pocos no se animan a exigir a sus compañeros la aclaración de cuentas para limpiar el nombre de su institución.

Si en tiempos de paz ocurre esto, no hace falta imaginarse el saqueo durante la época del terrorismo de Estado.

El Congreso de la República tampoco se queda atrás. Mientras se destapa el supuesto descontrol administrativo para contratar asesores y asistentes, otros se encargan de borrar evidencias de contrataciones en la administración anterior.

Claro está, este despilfarro de fondos ha sido para pagar deudas electorales o beneficiar amigos y familiares. Por esto, cada vez que una nueva camada de “padres de la patria” asume el poder, es otro asalto al erario público.

Si hasta para hartarse, los diputados de engorde no tienen empacho en cobrarle al pueblo la tontería de haber votado por ellos. Los diputados que hacen un trabajo honroso son la excepción; pero la mayoría sólo llegan para salir del anonimato económico o para defender privilegios de los que siempre han comido ellos y sus socios.

Si el Ejército es una entidad jerárquica y ente dictatorial donde las órdenes no se discuten, el Congreso supuestamente representa lo contrario. Sin embargo, la realidad demuestra que son instituciones complementarias para esquilmar fondos públicos.

El Ejército no paga su deuda a las PAC y el Congreso emite de urgencia una ley inconstitucional para hacerlo afuera del presupuesto militar y aún así, para el 2005 se va a aumentar la asignación a esa entidad donde lo que menos existe, es transparencia en el manejo del dinero público.

La prioridad de estas dos instituciones es el bienestar de sus dirigentes. Mientras tanto, la educación, único medio para sacar al país adelante, se debate entre la mediocridad y la carencia de recursos. Aquí mejor ya ni mencionar la salud a merced de las transnacionales y la seguridad bajo la protección de una policía donde la corrupción también está enraizada.

NIMALAJ ITZELAL kibanom ka’ib moloj ri’ che ri amaq’. Chi ke ri kik’amal be man kajalax ta ri patan pwaq; necher chi ke tijobal nich’ patan pwaq kajachik. Kimak e are’ xaq je ujk’olik; rumal kech ri amaq’ tijonik man kanabaj taj.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s