Celulares robados


Desactivando el servicio no significa que sus ganancias disminuyan. 

En el negocio de celulares que funcionan con tarjetas prepagadas pareciera que los ladrones forman una segunda fila de expendedores de las compañías telefónicas. Se roban un celular y esas compañías continúan tranquilamente vendiendo tarjetas a los usuarios del teléfono robado. Las empresas que se dedican a la telefonía móvil se niegan a desactivar el servicio; sin embargo y en el caso de Telgua, por ejemplo, si el saldo permanece en Q0.00 por más de 30 días desactiva el servicio.

A estos empresarios, por lo visto, les importa más producir ganancias de la manera que sea, aunque sea patrocinando indirectamente a los que roban celulares. En las calles se ofrecen celulares robados muy por debajo del precio que los venden las compañías telefónicas y el adquirente lo único que tiene que hacer es comprar otra tarjeta. Son cientos los casos de celulares robados que se reportan mensualmente al MP y lo mínimo que podría esperarse de las compañías telefónicas, es desactivar el servicio para ayudar a cortar de tajo ese negocio ilegal.

Mi persona ha sido objeto de uno de esos asaltos y el celular continúa funcionando. Por aparte, un empleado del sector justicia me comentó que al intentar recuperar su celular fue amenazado de muerte. Esto quiere decir que hasta la readquisición de uno de esos aparatos puede costar la vida, como ya ha costado a varios que han sido asesinados por robarles un celular. Es entendible que el MP no tenga la capacidad de investigar todas y cada una de las denuncias de este tipo que ahí se presentan; pero lo que no es aceptable, es que en nombre del libre mercado, las empresas que se dedican a la telefonía móvil apadrinen con su indolencia un negocio ilegal.

Por prestigio comercial deberían de desactivar el servicio de los celulares robados que se les reporte. Esto serviría de disuasivo a la delincuencia y hasta evitaría algunas muertes porque está probado que aquí, la vida puede valer menos de lo que cuesta un celular. No hay que esperar que una ley así lo ordene. Si queremos que la criminalidad disminuya todos debemos colaborar, incluidas las compañías de teléfonos. Desactivando el servicio de un celular robado no significa precisamente que sus ganancias disminuyan. Más bien las aumentaría, porque toda persona que desee tener uno de esos aparatos tendrá que comprárselo a ellos. Esperamos entonces que estas empresas tomen cartas en el asunto.

TZIJ BA LO chi kamul chik banom elaqʼ’ chwe. We man inbim taj are rumal che majun k’u’xlabalil kinriqoʼ ruk’ utzijoxik. Kujtzijon ba na jumul chik.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s