Ejército miedoso


Cada vez estamos más lejos de la desmilitarización a que está comprometido el Estado.Ante los problemas con Belice, los guatemaltecos y sobre todo los que viven en la zona de adyacencia van a tener que conformarse con que la providencia divina los proteja porque el ente destinado a defender la soberanía y el honor de Guatemala, como dice la Constitución, no va a hacer nada por ellos.

Por lo visto y como muchas veces ya lo hemos dicho, para el Ejército guatemalteco ha sido más fácil arrasar aldeas con población desarmada que ir a plantarse ante un Ejército convencional.

Hasta parece que tiene miedo ir a establecer un destacamento cerca de la zona de adyacencia; pero si no tiene vergüenza de seguir ocupando las tierras de la escuela Pedro Molina en Chimaltenango. Ah, pero el Ejército es una de las instituciones que más presupuesto estatal tiene.

Quizás se justificaría ese presupuesto si el Ejército demostrara que cumple con su mandato constitucional. Ahora, el nuevo ministro de la Defensa, que más bien debía llamarse ministro de la Indefensión, se lava las manos y quiere dejar en manos la diplomacia la resolución del conflicto.

Por supuesto que es mejor resolver el problema por esa vía; pero eso no debe impedir que el Ejército haga acto de presencia en el lugar. Resulta más beneficioso que, por ejemplo, el destacamento que actualmente estorba en Chimaltenango sea trasladado a inmediaciones de la zona de adyacencia con Belice. Esto tiene un efecto disuasivo en el ejército beliceño y deja a los estudiantes de la Pedro Molina, los terrenos que les sirve para su formación académica.

Es paradójico ver que civiles como Edgar Gutiérrez ahora justifican la presencia de un militar frente el ministerio de Gobernación aún y cuando esto viola los acuerdos de Paz; pero cuando se trata de asuntos en los que está de por medio la soberanía y que corresponde al Ejército defender, el ministro de la Indefensión se escuda en la autoridad civil.

Aunque claro, puede haber otra razón de por medio y no precisamente es que el Ejército local tenga miedo al de Belice. Ante el desgobierno del FRG es previsible que la sociedad ya harta y desesperada se levante contra el gobierno y Gutiérrez, encargado de esos estudios, se haya dado cuenta de que esto podría suceder en los próximos meses.

El ejemplo patriótico que están dando, entre otros municipios, los habitantes de San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, puede extenderse a todo el país. Tal vez ante esa eventualidad es que se haya puesto a otro militar de mayor jerarquía en Gobernación y se evita cualquier desgaste militar en asuntos fronterizos ya que a nivel interno cualquier cosa puede suceder y los militares deben estar prestos para ayudar a aplacar el descontento social. Así que cada vez, estamos más lejos de la desmilitarización a que está comprometida el Estado. WETA JE RI’, are ta ba ri Ajaw pa qawi’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s