Estamos jodidos


Si hasta una diputada se siente insegura en el país, ¿cómo podríamos sentirnos los demás cuidadanos? 

Si alguna vez existió esperanza de vivir con cierta seguridad en este país, esa esperanza se desvanece cada día más. El Gobierno parece estar empeñado en mantener y quizá hasta aumentar la inseguridad con la aparente y perversa idea de ofrecer un “mejor gobierno“ para la próxima campaña electoral.

Uno casi se puede imaginar la excusa de que durante el “primer gobierno” del FRG no se pudo controlar la violencia porque las autoridades estuvieron dedicadas a deshacer los entuertos del gobierno anterior; pero que en un segundo gobierno encabezado por Ríos Montt, todo va a ser “mejor”.

Hasta quizá podrían decir que no se pudo controlar la violencia por culpa de Portillo y los una vez llamados “portillistas”. Aunque una excusa más simple podría ser que la violencia es mundial y por eso nada se pudo hacer durante esta administración.

Viene esto al caso, porque si la diputada Magda Arceo, con las prerrogativas y la seguridad que su puesto le pueden brindar, se tuvo que ir al exilio, ¿cómo podríamos sentirnos los demás ciudadanos? Según la diputada, se fue por las amenazas en su contra y de su familia, actos de los cuales responsabilizó directamente al vicepresidente de la República. Por esto seguramente los eferregistas en el Congreso, en un acto de complicidad para con “su rey”, se opusieron a condenar el hecho.

Tomaron la misma actitud que en el caso del periodista asesinado en Izabal. En otras palabras, estamos desamparados. El artículo 1 de la Constitución, que habla sobre la “protección a la persona”, ha de estar suspendido de hecho por designios dictatoriales del FRG. Quizá por eso mismo se planteó aumentar en Q40 millones el presupuesto de seguridad para el presidente de la República el año entrante. Hasta Portillo ha de sentirse inseguro en el país, mientras gobiernen Reyes y Ríos.

Estamos tan desgraciados en asuntos de seguridad en Guatemala que, incluso, la misma PNC propone “estudios de seguridad” para que supuestamente ellos puedan brindar seguridad. Después de los acontecimientos del pasado lunes en San Antonio Huista, Huehuetenango, donde se señala a agentes de la PNC de haber ultimado a un miembro de la comunidad, y luego que los vecinos capturaron a los presuntos responsables y posteriormente destrozaron la subestación policial y otros inmuebles, el director adjunto de la PNC manifestó que previo a volver al lugar “hay que hacer diferentes evaluaciones, incluido un estudio de seguridad” (PL 17/10/2001).

XKUB UJ K’O WI kacha’ k’a lo ri’ jun nimalaj chomanel re qamaqʼ’ puwiʼ’ ri kak’ulmataj chiqe. Man q’alaj taj jawjechi’ʼ kujbe wi. Ri amaqʼ’ k’ʼamal taq be jas e k’ʼo k’uch, xaq kesutin keropopik puwiʼ’ jun nimalaj achaq. Maj kakibano, maj kujkik’am ubik.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s