La guerrita


Gutiérrez, que no entiende la trama, se presta a la farsa y contribuye para que con el cierre de la SAE se incumpla con otro de los acuerdos de paz. 

El partido en el gobierno, no queriendo quedarse atrás en el nuevo ambiente guerrerista mundial, prepara sus armas para su “guerrita” institucional e intenta cerrar la SAE o echar a Edgar Gutiérrez de esa secretaría.

Gutiérrez, por su parte, cual garrapata se aferra al puesto, y su necedad para seguir trabajando para un gobierno desprestigiado empieza a despertar sospechas. La secretaría que él dirige se deriva de uno de los acuerdos de paz; sin embargo, el FRG, en su afán de volver al pasado militar, trata de cerrarla. Si esto llega a lograrse, Gutiérrez tendrá responsabilidad directa, porque teniendo la oportunidad de irse por la puerta ancha, parece preferir el cierre de esa institución.

El nunca tuvo nada que hacer en este gobierno, y aún así se prestó para legitimarlo ante organismos y gobiernos extranjeros. Gutiérrez está terminando como un “tonto útil”, y parece que le gusta representar ese papel como a otros funcionarios de gobierno, mayas incluidos.

El FRG utiliza como uno de sus pretextos que la SAE “no ha sido eficiente”, y aunque esto tiene cierto fundamento porque en el caso de la hambruna de Jocotán y Camotán esa secretaría no advirtió la tragedia, y si lo hizo, ni atención le prestó Portillo. De esa cuenta, las palabras del gobernante de fachada de que Gutiérrez es uno de los funcionarios más útiles que le hace análisis de coyuntura, es otra de sus mentiras.

Empero, si de eficiencia se trata, es precisamente el Congreso de la República el mejor ejemplo de ineptitud. Si no, ¿por qué cuentan con más asesores que diputados? ¿Por qué con fondos del Estado los diputados se “educan”? Si hay una institución que debería cerrarse en el país es el Congreso, y en su lugar podría crearse una entidad análoga con no más de veinte representantes. Tanta mediocridad y tanto dinero que se desperdicia en ese organismo de Estado.

Pero volviendo a la SAE, me parece que todo el asunto es un show de los que gusta hablar el vicepresidente. Portillo ya ha de estar de acuerdo para que el FRG cierre la secretaría; pero para efectos estratégicos, hace la pose de que se opone y trata de demostrar cierta independencia. ¿Cuál independencia? Cuando nunca ha sido capaz de plantarse ante la plana mayor de su partido.

En medio de todo esto, Edgar Gutiérrez, que no entiende la trama, se presta a la farsa y contribuye para que con el cierre de la SAE se incumpla con otro de los acuerdos de paz. En lugar de buscar cómo quedar bien con el general y compañía, por dignidad ya debe irse. Al FRG, al final de cuentas, le importa un comino la legalidad y los acuerdos de paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s