No es lo que digo, pues


Si a los eferregistas leales los despachan, ¿cómo no habría de despedirse a los arrimados? 

Esto ya lo hemos visto antes, y ahora le ha tocado el turno a la señora Elisa López Ixtabalán, ex gobernadora de Quetzaltenango.

La funcionaria que en más de una ocasión trató de ataviar a la esposa de Portillo con un perraje quetzalteco y que la primera dama rechazó, no sé si para no caer en folklorismo o por desprecio.

La señora López Ixtabalán fue de las personas que puso incondicionalmente la cara por el FRG en la pasada elección, y una de las que trató de ensuciar la victoria del alcalde Quemé Chay.

Por lo visto, ante la dirigencia eferregista, la “embarrada” que se metió esta señora en nombre del partido no fue suficiente para mantenerla en el puesto. Esto, claro está, no es una defensa a su favor; pues soy de la opinión de que su destitución repentina la tiene más que merecida, porque mal paga el diablo a quien bien le sirve. La pregunta obligada es: ¿quién o quiénes serán los próximos a ser echados?

Sin embargo; a lo que voy es a lo expresado por la funcionaria defenestrada, quien dijo: “Con mi destitución se demuestra que no es necesaria la capacidad, sino tener familiares en altos puestos, como es el caso de Alcahé López” (Prensa Libre, 8/9/2001).

Estas palabras confirman lo escrito por mí en este espacio, ese mismo día: “el nepotismo que se practica en este gobierno tal vez derive de que entre los eferregistas hay tanta incapacidad técnica y administrativa que los dueños del partido andan poniendo a sus familiares en cuanto puesto exista.

Tal vez son igualmente incapaces, pero son de la familia, son de confianza y de ganancia aumentan la riqueza familiar”. La nueva gobernadora departamental es esposa del diputado Gustavo Lang, hoy uno de los viceministros de Cultura.

Y es que hay que considerar que los eferregistas han entendido que si no se aprovechan hoy, ya no lo podrán hacer mañana. Prácticamente, están llegando a la mitad de su período y con buena suerte lo terminan.

Así que han de pensar que si no es ahora, no habrá otra oportunidad, porque el pueblo está harto de ellos.

Además, con el dueño del partido enfermo, quien ha tomado las riendas es el vicepresidente. Portillo “grita”, pero quien decide es el segundo de a bordo. Así que lo más seguro es que vamos a ver salir a otros por la puerta trasera.

Si a los leales los despachan, ¿cómo no habría de despedirse a los arrimados? Qué pena; pero merecido lo tienen aquellos que mancharon su nombre por una causa de antemano perdida. El programa de gobierno que supuestamente existió, termina hoy en una consigna que va por las siguientes líneas: “viva la corrupción, viva el nepotismo, y quien no se embuche ahora es por pendejo”.

KINCHOMAJ chi kesax apan ri ajmayib xkiya’ʼ kipalaj pa ri ubi’ ri FRG. We ri wachalal ixoq man esam taj, are rumal che ri upoʼ’t rajawaxik che ri a Portillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s