Tal vez no estaría mal


Así como se pelea para que la Constitución se supedite a principios de carácter internacional, así también deberá aceptarse la jurisdicción penal internacional. Pensándolo bien, talvez no estaría mal que el FRG lograra reformar la ley de partidos políticos en el sentido de incluir la frase que se refiere a que en materia electoral, prevalecen los Derechos Humanos. Esto, supuestamente, permitiría al general Ríos Montt sortear el artículo 186 de la Constitución, que a la fecha le ha impedido optar a la Presidencia de la República.

Aquí hay que agregar que con tanto magistrado eferregista que se encuentra en la Corte de Constitucionalidad, es improbable que ese ente legal y teóricamente autónomo llegue a dictaminar en contra de los deseos del cacique del FRG. ¡Quizás este sea su último objetivo de vida!

Así las cosas, y considerando que las PAC y otras organizaciones locales obligarían a los electores a votar por el general, es factible pensar que el próximo presidente de Guatemala sería Efraín Ríos Montt.

Sin embargo, así como el FRG pelea porque la Constitución se supedite a principios de carácter internacional para satisfacer deseos personales, así también tendrá que aceptar el principio de que en otras materias también prevalece el derecho internacional. En ese sentido, Guatemala deberá reconocer la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional u otro que sancione delitos de lesa humanidad.

De esa cuenta, Ríos Montt y compañía tendrían que ser perseguidos penalmente como se está haciendo con su congénere Milosevic; porque esperar que la justicia local accione y funcione en contra de los responsables de genocidio, es una utopía.

En el supuesto caso que los genocidas guatemaltecos llegaran a ser condenados en este país, lo más seguro es que se les facilitaría la fuga como se hizo con los reos de la cárcel de máxima seguridad, que a la postre, resultan ser delincuentes “menores” a la par de Ríos Montt y compañeros. Pero, para que la justicia internacional pueda funcionar efectivamente, se necesita que desde ya las organizaciones de Derechos Humanos y las personas que creen en el valor de la justicia, unan esfuerzos y se adhieran a las demandas actuales o preparen nuevos juicios ante tribunales extranjeros. La soberanía guatemalteca, al final de cuentas, es sólo una expresión retórica.

Si esto llegara suceder, Guatemala estaría de nuevo en la noticia internacional. Este sería un país que tendría a “su” presidente en pleno ejercicio del poder; perseguido mundialmente o en la cárcel. Esto sí sería novedoso y mantendría el nombre de nuestro país en primera plana.

Hasta ahora, Guatemala suena a nivel mundial por los mayas antiguos, por sus dos premios Nobel, por las masacres de indígenas ocurridas en los 80, por el turismo que cosifica a los mayas, y ya es tiempo de que tenga resonancia mundial por el enjuiciamiento de un “no maya”, como Ríos Montt. Quizá, si este señor estuviera en la cárcel al estilo de como se enjauló en el Perú a Abimael Guzmán, hasta podría ser una atracción turística. Imagínese cuánta divisa podría acarrear esto.

E K’ʼO BA LA NIKY’AJ kakibij lo chi ititel kinnaʼ’o chirij ri a Ríos Montt. Tzij lo chi k’ax kinnaʼ’o rumal ri nimalaj kʼ’ax xuban chike ri qawinaq; xa k’ut kwaj kajach jutzʼ’it suk’ilal chirij ri bantajik ri’. We man kʼ’o ta suk’ilal, man k’ʼo ta silanik.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s