Par de gringos despistados


La semana pasada, gracias a un amigo, recibí copia del libro MAYA Cultural Activism in Guatemala, publicado recientemente en los Estados Unidos y editado por Edward F. Fischer y R. McKenna Brown.

En ese libro se publica parte de un artículo que escribí y presenté para la reunión de la Latin American Studies Association de 1992 celebrada en Los Angeles, California; donde también participaron otros académicos mayas, ladinos, latinoamericanos y gringos.

El hecho es que ese artículo contenía una página y media escrita en idioma k’iche’ y ahora se publica en forma parcial junto al trabajo de otros tres mayas y 10 artículos más escritos por gringos y un alemán.

En la introducción de ese libro, Fisher y McKenna Brown, entre otras cosas, afirman que los académicos mayas tienden hacia un análisis “esencialista,” modelo que los académicos gringos y europeos utilizaron durante la primera mitad de este siglo; y que el mismo sigue siendo popular entre los escritores no-mayas de Guatemala.

También dicen que mientras los académicos mayas giran hacia ese esencialismo, los académicos gringos y europeos empiezan a rechazarlo.

Con esas líneas, los editores del libro meten a medio mundo en el mismo costal y dejan afuera a su propia gente; cuando en los últimos años se ha vuelto tradición por parte de algunos de ellos, sobre todo antropólogos y epigrafistas, predicar y practicar un “esencialismo” que compromete y los compromete.

No son acaso ellos los que vienen cada vacación a “enseñar” a sus compatriotas a ¡cómo aprender a “ser mayas”! Y de paso se llevan a otros ingenuos a aprender a ser “¿más mayas?” Por otro lado, ¿cuál es la razón de que últimamente hay tanto “zajorín gringo”?

Otro de los puntos discutibles en esa nota introductoria es la ingenuidad con que los editores afirman que el desarrollo de la política cultural maya “debe bastante al esfuerzo de los extranjeros,” y sobre todo, dicen ellos, ¡a los gringos! O sea que para Fisher y McKenna Brown los “tutores” de ese quehacer maya son ellos y sus compatriotas.

Por ahí anda otro gringo despistado que al referirse a determinado escritor maya, dice que éste estudió en la universidad gracias a sus amigos ladinos. Este último, por lo menos no dice que “gracias al esfuerzo” de esos amigos ladinos; pero sí comparte la idea de que los mayas deben tener algún “apadrinamiento” para ser lo que son; como si los mayas no pudieran actuar y tomar riesgos y decisiones por sí mismos.

¡Qué poco conocimiento de la historia de este país y qué poco crédito intelectual se brinda a los mayas actuales! A esta clase de autores se une otro contingente de epígonos ladinos que niegan toda posibilidad de auto-gestión y formación de los propios mayas.

Ahora bien, el lector se preguntará el porqué de estos comentarios si después de todo están publicando un artículo mío. Cierto. A mí se me solicitó ese documento, se me ofreció traducirlo, pero no se me dijo en qué contexto iba a ser publicado.

Ni siquiera se me ha informado por parte de los editores, de que ¡el libro ya fue publicado! Si sé del mismo, es gracias al amigo que gentilmente me envió un ejemplar. Bueno, estas cosas a veces pasan.

Felicitaciones a Guatemala Flash por su sección de noticias en k’iche’. Están haciendo honor a su lema, el “Primer Radiodiario del País”; y están poniendo en práctica uno de los compromisos contenidos en los Acuerdos de Paz. ¡ Adelante..!

Anuncios

Un comentario en “Par de gringos despistados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s