Ulibʼal Tzij


le sam colop 4 julio 1996

NB: Esta fue la primer columna, publicada en día jueves.

We tzʼibʼanik riʼ kinchapo kinxenabʼa rukʼ jun uwachibʼal ri unabʼe uchan ri Popol Wuj. Kinawexaj nutzij wakamik ubʼelejebʼ kame pa ri Cholqʼij, pa ri najtir Cholajilabʼal Qʼij are puch kabʼlajuj bʼaqtun, bʼelejlajuj katun, oxibʼ tun, jobʼ winal, waqibʼ kʼin. We tzʼibʼanik riʼ are ukʼulubʼal jun royojbʼal tat Gonzalo Marroquín , ukʼakʼ kʼamal bʼe ri tixbʼachin wuj, Prensa Libre ubʼiʼ. Xqetamaj qawech rukʼ ri tataʼ ri pa jun mulibʼ ibʼ chupam rachoch upop qʼamja ri Francia; jawiʼ xkʼojiʼ wi puch ma Tasso. Waʼ okʼowinaq jobʼ junabʼ chik, nemar qachbʼilal ma xmaʼin taj.

Ri ubʼeyal kʼut le tzʼibʼanik riʼ are ubʼixik jupaj kapaj tzij chirij ri kakʼulmatax pa qamaqʼ, qatinamit. Ri ukʼuʼx ubʼaqʼ wi tzʼibʼanik are nubʼisoj nunaʼoj: man are ta kitzij kipixabʼ qanan qatat, nunimal nuchaqʼ. Kinnabʼej apan we riʼ xa man kʼo taj qʼabʼaj man kʼo ta jaluj kabʼan chike e areʼ rumal nutixwachin.

¿Jachin kʼut wa ri in? In, in ajkʼicheʼ achi, ajamaqʼil maya, ajtinamital Guatemala puch.


Luego de esta breve presentación en kʼicheʼ, mi idioma materno, deseo reiterar que las opiniones que aquí se viertan son de un miembro del pueblo maya y ciudadano guatemalteco; y que de ninguna manera existe pretensión de representar todas las opiniones de uno de los pueblos que conforman este país. En este espacio se tratará de expresar un punto de vista sin objetividad absoluta puesto que la objetividad es, al final de cuentas, solamente la subjetividad de quien expresa una idea. Pero eso sí, participar en la discusión de algunos temas del acontecer diario. Lo importante, creo yo, será contribuir con una opinión honesta hasta el límite de la libertad de emisión del pensamiento lo permita; siempre abierta al diálogo y al intercambio de ideas; no a la discusión de características de las personas.

Soy del criterio que este país debe cambiar ideológicamente, al mismo tiempo que debe experimentar cambios sociales que le permitan constituirse en el Estado de todos y no sólo en el de algunos, que excluye a muchos en beneficio de los pocos; en el que se tengan obligaciones y responsabilidades, pero también iguales derechos; porque no bastan leyes igualitarias para igualar pueblos desiguales, como tampoco bastan buenas intenciones cuando la propia dignidad humana no siempre se respeta. En este sentido, considero que todos podemos y debemos colaborar en la construcción de una cultura de tolerancia, que permita la convivencia pacífica y la participación igualitaria.

Reitero mi convicción en la libertad de expresión, no necesariamente en la libertad de prensa, que es limitada; así como en el principio de que los derechos sólo se pueden gozar, ejercitándolos. Are kʼut nunabʼe tzij, nunabʼe chʼaten.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s